Hoy en día, el ordenador se ha convertido en el sistema donde se acumula la mayor cantidad de información del mundo. Ya sea las fotografías de tu último viaje o la contabilidad de tu empresa, todo se encuentra dentro de estos dispositivos, que se han vuelto parte imprescindible de tu vida diaria.

Los ordenadores son sistemas informáticos, los cuales pueden almacenar los datos en distintas regiones. Ya sea un almacenamiento temporal o permanente, así como en componentes internos o externos, que permiten respaldar los datos procesados.

Al momento de elegir un ordenador, debes considerar la capacidad que requieres para almacenar la información y la forma en que funciona cada dispositivo. Aquí te brindamos información sobre los distintos tipos de almacenamiento de un ordenador, para ayudarte en tu selección.

¿Cómo funciona el almacenamiento de datos en un ordenador?

Los ordenadores cuentan en su estructura interna con dispositivos de memoria, los cuales tienen la función de almacenar los datos procesados y los de funcionamiento. La información se almacena de manera temporal o permanente, dependiendo del tipo de dispositivo.

Así, todo lo referente a la ejecución de programas, tareas e instrucciones se maneja en las memorias temporales. Las mismas se encuentran incorporadas a las placas y circuitos del equipo, generalmente en chips de silicio.

Cuando se habla de sistemas de almacenamiento, se toma en cuenta tanto la forma en que se manejan los datos como el acceso a los mismos. En este último caso, hay dos tipos de almacenamiento:

  • De acceso aleatorio: se va directamente a la dirección donde se encuentra almacenada la información que se requiere. No se necesita revisar otros datos almacenados y la información cambia constantemente, según las necesidades para realizar tareas o utilizar aplicaciones por parte del ordenador.
  • De acceso secuencial: cuando se va a realizar la lectura de los datos, se debe revisar toda la información almacenada.

Además, el almacenamiento puede darse en los componentes internos del ordenador o en dispositivos externos. Estos últimos pueden estar dentro del cuerpo del CPU (discos duros internos), pero no son parte de la placa o ser totalmente externos al equipo.

Leer también  Las 7 mejores apps para descargar vídeos de Twitter

El almacenamiento principal es el que se da en los dispositivos integrados a la placa de circuitos del ordenador. Por su parte, todos los componentes que se encuentran fuera de la placa, son considerados dispositivos de almacenamiento secundario.

Tipos de almacenamiento en un ordenador

Ya sean de almacenamiento primario o secundario, tienes una gran diversidad de opciones para respaldar tus datos en el ordenador. Unos dispositivos brindan posibilidad de realizar mayor número de tareas a la vez, sin perder rapidez, y otros permiten salvaguardar los datos a largo plazo.

Si buscas mejorar la capacidad de almacenamiento de tu ordenador y hacerlo más potente, en https://www.jvs-informatica.com/, encontrarás una amplia gama de posibilidades. Tanto si quieres contar con dispositivos externos para respaldar tus datos como para transportar la información de un lugar a otro.

Memoria ROM

Es una memoria donde se almacena información únicamente de lectura, llamada no volátil, ya que se mantiene aún con el equipo apagado. Aquí se guardan los datos necesarios para el funcionamiento del sistema del ordenador y muchas no permiten que estos se borren.

La memoria ROM se encuentra instalada en la tarjeta madre, suele tener una baja capacidad de almacenamiento y el acceso es lento. Actualmente, han sido sustituidas por ROM que se pueden borrar o reprogramar, utilizando rayos ultravioleta o señales eléctricas.

Memoria RAM

Puede considerarse la memoria de trabajo del ordenador, en la que los datos se almacenan mientras el equipo se encuentra encendido. En esta se encuentran programas, aplicaciones o cualquier otra información que requiere el procesador para realizar sus tareas y a las que puede acceder en tiempo real.

Mientras mayor es la capacidad de memoria RAM de un ordenador, el mismo podrá ejecutar mayor número de funciones a la vez, manteniendo una buena velocidad de trabajo. Esta memoria se encuentra instalada directamente en la placa de circuitos del equipo.

Leer también  Las 9 mejores alternativas a RojaDirectaOnline

Discos duros

Son unidades de hardware de almacenamiento secundario, los cuales se pueden encontrar dentro del CPU como ser totalmente externos. En los mismos, los datos que se descargan desde la memoria primaria y se almacenan a largo plazo.

En la actualidad, hay dos tipos de discos duros incorporados a los ordenadores, uno de los cuales es el HDD. Este tipo de dispositivo tiene discos magnéticos giratorios, donde se almacena la información en pequeños fragmentos de código binario.

Con una tecnología más avanzada, están los SSD (discos de estado sólido), que cuentan con una memoria flash y utilizan semiconductores para almacenar los datos. Este tipo de disco duro permite un acceso mucho más rápido a la información y tienen mayor durabilidad que los HDD.

Tarjetas de memoria

Son dispositivos externos, conformados por memorias flash, en las cuales se almacenan millones de datos en pequeñas celdas electrónicas. Para esto, cuando la electricidad pasa por las celdas, los electrones se cargan con distintos voltajes, formando un mapa de cargas eléctricas.

Este mapa constituye un código binario, que constituye toda la información que ha sido descargada en la memoria. Estas pueden venir en formato de memoria USB o como una tarjeta SD, teniendo varias formas de entrada y capacidad de almacenamiento de hasta 2 TB.

Discos de almacenamiento óptico

Cada vez menos utilizados, son dispositivos donde se puede almacenar contenido digital, pero con una capacidad bastante limitada. Son los llamados CD, DVD o Blu-Ray, en los cuales la información se encuentra en el disco en forma de pequeñas protuberancias en la superficie.

Al colocarse en la unidad de lectura, los discos giran a velocidad constante y un láser los escanea, detectando las protuberancias. Así, se traduce el código binario a otros formatos, a fin de que puedas acceder a los datos, así como a los contenidos de audio y video.