Desde hace muchos años, YouTube es una fuente de creación y divulgación de contenidos multimedia y su importancia es tal que la red a día de hoy no se concibe sin su presencia. Es tal la cantidad de vídeos que se consumen en YouTube a día de hoy que es normal que muchos usuarios quieran editar sus vídeos para captar a cada vez más usuarios.

Eso es lo que hacen, por ejemplo, los creadores de contenido o los Youtubers, que están especializados en la creación de vídeos para todo tipo de perfiles de usuario. La edición es especialmente importante no solo para recortar, sino para insertar un sistema multipantalla, para captar la reacción de algo o alguien en una determinada situación, para añadir efectos sonoros o simplemente para crear portadas atractivas.

Si eres de los que planea profesionalizarse en esto de subir contenidos regulares a YouTube, te vamos a echar un cable trayéndote los que son, a día de hoy, los 7 mejores editores de vídeos para YouTube que puedes instalar en tu equipo. ¡Verás qué diferencia!

1. Adobe Premiere

No solo para YouTube, sino para cualquier plataforma de vídeos Premiere ha sido siempre una de las mejores opciones. Y es que cuenta con algunas muy avanzadas que permiten crear composiciones de calidad profesional de manera muy sencilla. Es especialmente bueno trabajando con varias capas de añadidos, que además son renderizadas con facilidad y optimizadas a la hora de crear el archivo final.

Incluye múltiples opciones de exportado y permite crear duplicados de los vídeos para subirlos a diferentes plataformas, pudiendo trabajar siempre con el formato que más se adapte a cada tipo de usuario. Es el más completo, eficiente y el que mejor se está adaptando a las nuevas necesidades de los creadores de contenido.

3 aspectos que destacamos:

  • Cuenta con un sinfín de opciones profesionales de edición.
  • Está pensado para adaptarse a los nuevos creadores de contenido.
  • Es ideal para quienes trabajan con varias capas de edición simultáneas.

2. Final Cut Pro X

Es bastante similar a Premiere en múltiples aspectos, aunque lo bueno de Adobe es que mantiene una regularidad en sus actualizaciones que muy pocos son capaces de igualar. Lo que al final convierte a Final Cut Pro X en una buena opción es que parece tomar lo mejor de cada casa y convertir el programa en una suerte de iniciación avanzada, pues cuenta con un sistema de guiado que permite trabajar de manera más ágil sin tener que caer en las tácticas de ensayo y error.

Es una gran alternativa para quien quiera probar otro sistema de edición o quiera descubrir nuevas funcionalidades de los editores, ya que algunas no son nada obvias y ofrecen unos resultados espectaculares en el exportado.

3 aspectos que destacamos:

  • Sabe combinar lo mejor de cada casa para ofrecer un software muy completo.
  • Su suavísima curva de aprendizaje lo hace ideal para inexpertos en la edición de vídeo.
  • Gran selector de efectos de sonido y consta de actualizaciones gratuitas.

3. iMovie

Se trata de la aplicación propia de Apple para sus dispositivos portátiles y de sobremesa. Cuenta con un gran repertorio de funcionalidades que, si bien no alcanza el nivel de los programas más punteros, sí le acaba por dar un toque profesional que lo hace apto para composiciones de corte empresarial, lo que es ideal para mejorar la imagen corporativa de la compañía en YouTube y redes sociales.

Lo mejor de todo es que dispone de un extenso tutorial en el que cada usuario puede llevar a cabo determinadas acciones, siendo una de las apps que cuenta con un más elevado componente didáctico. Tanto novatos como profesionales encontrarán en él un programa competente y repleto de posibilidades.

3 aspectos que destacamos:

  • Es exclusivo de iOS pero se sincroniza con todos los dispositivos de Apple.
  • Su curva de dificultad es realmente suave, siendo ideal para los menos expertos.
  • Extrapola sus funciones a móviles y tabletas: cada dispositivo es una herramienta de edición.

4. Vegas Pro

Es otro de los nombres veteranos y ha conseguido mantener el tipo pese a que otras herramientas le han ido comiendo terreno en los últimos años. Vegas Pro mantiene toda la esencia de lo que lo hizo grande, pero lo combina con funciones nuevas de edición específicamente pensadas para YouTubers, lo que le hace ganar enteros, al menos en lo que concierne a esta lista.

También dispone de un modo de exportado optimizado que reduce la carga de bytes en determinadas capas del vídeo, lo que agiliza todo el proceso y permite subirlo a YouTube en menos tiempo. Además, ante cualquier cambio o error en el vídeo, siempre resulta más sencillo trabajar con un volumen de datos menor, evitando cuelgues e interrupciones que se pueden evitar con archivos más pequeños.

Leer también  Las 7 mejores apps para ver TV de España

3 aspectos que destacamos:

  • Es una herramienta perfecta para editar varios vídeos a la vez.
  • Facilita la corrección de errores al optimizar el tamaño de los archivos finales.
  • Permite editar pistas de audio por separado e integrarlas en el vídeo.

5. Wondershare Filmora

Aunque empezó siendo un editor algo flojo, en los últimos tiempos y gracias a sus extensas actualizaciones se ha convertido en uno de los más completos. Quizá no sea el más accesible, ya que deja al usuario un poco desamparado, a lo que no ayuda el hecho de que su interfaz es algo liosa al reunir varios elementos en celdas muy pequeñas e inaccesibles.

Eso sí, cuando se controla es una de las mejores opciones para crear vídeos con múltiples efectos y vistosos de cara al espectador, ya que además incorpora nuevos efectos de manera periódica y sin coste adicional. Ahora bien, ciertas funciones están capadas y es necesario pasar por caja (o por un crack) para acceder a las funciones completas. Pese a todo, vale la pena probarlo.

3 aspectos que destacamos:

  • Es de los más completos del momento, con funciones avanzadas gratuitas.
  • Dispone de una modalidad de pago que lo profesionaliza.
  • Ofrece actualizaciones periódicas y el cuidado de la plataforma es constante.

6. Movavi

Aunque en cuanto a funcionalidades quizá no sea el más avanzado, su principal baza es que apenas consume recursos del ordenador. Y, ¿en qué marca esto la diferencia? Para empezar, en que permite trabajar en segundo plano con el vídeo mientras se realizan otras tareas, algo que es prácticamente imposible con la mayoría de programas de edición, a no ser que se disponga de un ordenador de muy alta gama, cosa que tampoco es garantía de nada.

Pero es que esto también repercute muy positivamente en el exportado, que se realiza a una velocidad mucho mayor que la de la competencia. Es perfecto para quien busque un editor accesible, nada complicado y que no bloquee el ordenador para poder trabajar con otras aplicaciones de manera simultánea.

3 aspectos que destacamos:

  • Cumple lo que promete: apenas consume recursos del PC y no ocupa casi espacio.
  • Es accesible, ideal para principiantes y quienes no quieran complicarse mucho.
  • Es eficaz incluso en equipos de gama baja o con pocos recursos a su alcance.

7. InShot

Aunque es compatible con iOS y Android y trabaja con múltiples formatos, es quizá la opción menos recomendable del top 7 que mejor situado está ahora mismo en el sector. Y realmente no tiene nada malo, pero es que no está pensada para editar profesionalmente un vídeo. Funciona bien para pequeños retoques, y es sobre todo perfecto para subir contenidos desde el propio terminal, pero se queda muy corto en cuanto a opciones y no es bueno trabajando con archivos de gran magnitud.

Eso sí, como aplicación auxiliar no tiene precio, y es que se nota que sabe cuál es su lugar. Desde luego no lo es compitiendo con los grandes del sector, así que ha adoptado un carácter todavía más casual para acercarse a los editores más jóvenes o a quienes quieran empezar paso a paso.

3 aspectos que destacamos:

  • Es consciente de sus carencias, siendo una app de marcado corte casual.
  • Es perfecta para pequeños retoques, aunque queda lejos de las apps profesionales.
  • Trabaja con múltiples formatos y apenas ocupa espacio.

Nuestra recomendación a la hora de descargar un editor de vídeos de YouTube competente

Aunque es cierto que estos programas cuentan con bastantes funciones comunes, la clave para elegir bien no está en qué incluye, sino en cuánto profundiza. Y es que un editor profesional dispone de múltiples ramificaciones que proporcionan una visión más profunda del mundo de la edición, algo que no ocurre con los editores sencillos o casuales, que ponen a disposición del usuario una serie de herramientas que pueden ser aplicadas sin ninguna complicación.

A grandes rasgos, a la hora de elegir un editor u otro es recomendable que te fijes en estos tres aspectos para estar seguro de que estás optando por una buena opción para ti:

  • Opciones de ayuda y asistencia en línea. Es importante que, si no tienes el nivel o te da miedo hacerte un lío cuando estés trabajando con el vídeo, estés completamente seguro de que tendrás la ayuda que necesitas. Esta ayuda suele venir en forma de asistentes en vivo que te guiarán paso a paso a través de todas las opciones disponibles, explicándote para qué sirve cada función y cómo afecta a la composición.
  • Compatibilidad de formatos. Es fundamental que trabajes en un formato compatible con la plataforma de destino o, en su defecto, que te permita elegirlo a la hora de exportar el vídeo. De nada servirá estar frente al ordenador en una jornada maratoniana de diez horas de edición si después no puedes hacer nada con el vídeo.
  • De fabricantes certificados. Durante el proceso de instalación, permanece atento a todas las alertas de Windows para comprobar que aparece el nombre del fabricante y que es reconocido como el distribuidor autorizado. Si esto no ocurriese, lo mejor es que compruebes que la descarga se ha hecho desde la página oficial del fabricante (que debe disponer de los sellos de seguridad correspondientes), o bien recurrir a otra alternativa.
Leer también  Alternativas inteligentes a los cartuchos de tinta OEM

Funciones destacadas de los editores de vídeos para YouTube

Obviamente, estos programas sirven para editar vídeos que acabarán formando parte de la extensísima biblioteca de YouTube. Pero en realidad las funciones de estas aplicaciones van mucho más allá, ofreciendo un buen número de funcionalidades que son capaces de hacer que los vídeos sean mucho más creativos.

  • Inserción simultánea de vídeos. Es bastante común, sobre todo en retransmisiones de videojuegos o reseñas de películas, grabar el rostro de quien comenta para captar su reacción en momentos clave. Estos programas ayudan a insertar los vídeos en su celda correspondiente y dejarlos estáticos durante toda la composición, facilitando su subida al sobrescribir las capas de edición.
  • Divisiones y transiciones únicas. Cada programa cuenta con sus transiciones únicas y algunos incluso ofrecen la posibilidad de que crees tú mismo tus propias transiciones. Es una oportunidad ideal para añadir tu sello personal, ya sea el nombre del canal, el icono o algún sello temático relacionado con el contenido del vídeo.
  • Creadores de portadas e intercaladores. Los vídeos de larga duración no pueden subirse así sin más: deben contar con sus correspondientes separaciones para hacerlos más amenos. Incluso hay quienes deciden crear una especie de índice para que el espectador no se sienta perdido o pueda buscar justamente aquello que quiere encontrar.

Ventajas de hacer uso de editores para subir vídeos a YouTube

Estos programas que están pensados para editar vídeos y subirlos a YouTube son de por sí herramientas de gran utilidad, gracias a las cuales se pueden crear vídeos vistosos en poco tiempo. Pero en realidad los beneficios de usar un editor de vídeos van más allá de que un vídeo quede molón o cuente con efectos más o menos interesantes. He aquí algunos de los más representativos:

  • Permiten organizar la videoteca de manera más eficiente. Los creadores de contenido trabajan con tantos vídeos que al final resulta casi imposible almacenar todo ese contenido y aclararse a la hora de editar. Resulta un volumen de trabajo casi inabarcable para una sola persona y por eso estos programas pueden ser una buena herramienta para evitar duplicados, no borrar aquellos que necesitas y, en definitiva, organizarse mejor para ser más eficiente.
  • Optimizan los archivos para que ocupen menos. La edición de vídeo tiene un pequeño hándicap, y es que puede disparar el tamaño de bytes del archivo final en función de cuántas capas hayan sido insertadas para crear según qué efectos. Pero lo bueno es que casi todos estos programas, conscientes de esta problemática, han incorporado gracias a una actualización un sistema para reducir la cantidad de bytes tras el exportado, lo que facilita la realización de transferencias o subidas de los vídeos editados.
  • Cuentan con opciones de sharing incorporadas. Hoy en día no se concibe que un vídeo se edite y no se comparta. Por tanto, para ahorrarte pasos durante el proceso de subida, estos programas lo que hacen es incluir la opción de “compartir a través de” para enlazar con tu perfil de las principales redes sociales. Y algunos programas incluso disponen de un sistema de previsualización que permiten crear pequeños clips para los fleets, las stories y las publicaciones exprés.